Monday, May 5, 2008

...Amanecerá sin ti...


Amanecerá sin ti, con el rastro amargo de los besos que esta noche invento, con la sonrisa torcida y la duda de si fue real… Amaneceré extrañando a tu cuerpo, buscando tu silueta junto a mi almohada, acariciando a un colchón desnudo donde esta noche empiezo a necesitarte… Y tú amanecerás lejos, no demasiado, pero suficiente; brillando bajo otro sol, bajo un cielo diferente… Amanecerá y, al despertar, no te encontraré, mis manos dejarán de ser las tuyas y mi cama estará tan vacía como siempre…
…pero no más que esta noche…
A pesar de saber a ciencia cierta que llegarás nuevamente a desordenar mi mundo, no puedo evitar inventar mil sueños efímeros que rellenen el vacío que dejan tus silencios y consigan dibujar una sonrisa momentánea que ni siquiera me apetece, en un intento desesperado por hacerte daño… Hoy quisiera odiarte, alejarte de mi vida, no haberte conocido… pero sé que estarás ahí, detrás de cada beso, torciendo cada sonrisa, presente en cada lágrima que me recuerde una vez más que te necesito… Y no importarán las promesas, ni las caricias de otras manos, ni los falsos sueños en los que sólo apareces de puntillas sufriendo al ver cómo me pierdes, porque sé que no seré capaz de reunir el coraje suficiente para poder seguir sin ti…